La escudería inglesa montará esta evolución aerodinámica en el próximo GP de España, en el circuito de Montmeló, donde los dos pilotos de McLaren intentarán mejorar los resultados obtenidos en el inicio de la temporada.

McLaren

El nuevo y espectacular morro del McLaren. Formula1.com

 

Todo es ensayo error, y, si algo falla, se intenta mejorar las veces que sea necesario hasta que funcione. Esto han debido pensar los ingenieros de McLaren al rediseñar por completo el morro del MCL33 con el que el propio Fernando Alonso dice que “van a intentar sacar petróleo”.

La evolución aerodinámica, en un principio, iba a ser presentada en el tercer gran premio de la temporada que tuvo lugar en China, pero los ingenieros de la escudería inglesa tuvieron que corregir en pista los resultados que en un principio obtenían en el túnel de viento y, finalmente, el resultado llega este fin de semana en el GP de España que se disputará en el circuito de Montmeló.

Así pues, el coche presenta un morro totalmente renovado y revolucionario en la F1, que en su parte final puede tener semejanza con la de Ferrari, pero el cambio se encuentra en la posición de los pilares, ocupando la parte inferior del morro y haciendo que estos se prolonguen hasta acabar en unos grandísimos deflectores laterales, además de tener otros dos deflectores de menor tamaño pero de gran longitud en la parte superior.

A pesar de que el morro es el cambio más notable del McLaren, el MCL33 también presenta una novedad importante en los deflectores laterales, cambiando por completo la forma de los que montaban desde Bahrein, de los que esperan poder arañar medio segundo al crono.

El MCL33 incluye también nuevas evoluciones (aunque menos visibles que las anteriores), como nuevos redireccionadores de flujo de aire para los frenos, el suelo del monoplaza o la propia tapa motor.

Ahora solo queda ver si a partir de Montmeló las mejoras más notables como la del morro dan los resultados deseados, pues cierto es que la F1 nos deja “joyas” de ingeniería, como aquel Williams BMW que recordaba a un Batmóvil o el Lotus Renault con el frontal dividido en dos partes. El tiempo y la pista lo dirán, puesto que todo es ensayo y error. Hasta que se acierta.