Movistar F1 registró su mejor registro de audiencia este fin de semana con la emisión del Gran Premio de España, superando el medio millón de espectadores.

La vibrante temporada entre Mercedes y Ferrari por la conquista del Mundial de Fórmula 1 y la mejora de rendimiento de los monoplazas de Alonso y Sainz han sido suficientes para que Movistar, dueños de los derechos televisivos del campeonato, arrasaran en el arranque de la temporada europea. Movistar F1, canal temático del Grupo Telefónica, logró este fin de semana su mejor audiencia desde que comenzara sus emisiones en la temporada 2014. La falta de una emisión en abierto fue otro factor a favor de Movistar.

Si bien es cierto que el Circuito de Cataluña nos tiene acostumbrados a unas carreras bastante monótonas durante buena parte de la misma, por su trazado y por el conocimiento del mismo de todos los equipos por la celebración de los test invernales, el Gran Premio de España contó con una gran expectación en nuestro país. Si los datos de asistencia al circuito, que a lo largo de los tres días contó con un total de 172.144 asistentes, en televisión las cifras se multiplicaron.

A falta de un canal en abierto para retransmitir la carrera, como han hecho en años anteriores Televisión Española o Antena 3, la audiencia se concentró en Movistar, único propietario de los derechos en España. Con el regreso de Antonio Lobato a las narraciones, con un Mundial muy apretado entre Hamilton y Vettel y con los dos pilotos españoles con opciones de pelear por puntos, Movistar F1 pasó a liderar la sobremesa en la televisión de pago. Con un total de 578.000 espectadores de media, con 8 de cada 10 espectadores viendo de principio a fin, las 66 vueltas a Montmeló se convirtieron en el segundo contenido más visto del día, sólo por detrás del partido entre el Levante y el Barcelona. Además el previo congregó frente al televisor 196.000 espectadores y casi la mitad de los que vieron la carrera, 225.000, se quedaron al post con las entrevistas y las celebraciones de Fernando Alonso y Carlos Sainz ante la hinchada española.

Una carrera que no sólo logró hacerse con un 4,5% de share en la televisión de pago, sino que se convierte en la emisión más vista de Movistar F1 en cinco años. La cita española multiplicó por tres los datos de 2017 y 2016, en los que TVE si que emitió la carrera al considerarla como interés público nacional. Gran dato que confirma el aumento de audiencia que está experimentando el certamen en España, una tendencia que se espera que continúe siempre que se mantenga la lucha entre Mercedes y Ferrari; al igual que importante será la mejora de prestaciones en McLaren y Renault para permitir a los pilotos nacionales luchar por las primeras posiciones, o al menos meterse entre los seis primeros y acercarse al podio.

Mónaco será la próxima cita del calendario, una prueba también complicada en el apartado de los adelantamientos pero que sabe suplir esta carencia con un estrecho trazado que demostrará cuales son las mejores manos en la Fórmula 1. Un Gran Premio en el que muchas miradas estarán puestas sobre Fernando Alonso, que podrá pelear entre los mejores a pesar de contar con un coche inferior, mientras que Sainz tendrá otra oportunidad para demostrar que Renault no se ha equivocado con su fichaje.