‘Checo’ Pérez regresa a su país para afrontar un nuevo fin de semana de Fórmula Uno. Buscará un buen resultado que regalar a su afición y que le permita dar caza a Nico Hülkenberg en la clasificación general. Por su parte, Esteban Ocon vive sumido en su adiós de Force India. La batalla por la novena plaza entre Magnussen, Alonso, Ocon y Sainz se presenta emocionante hasta el final.

Así llegan los pilotos a México:

Sergio Pérez: el mexicano regresa a su país natal con la idea de brindar un buen resultado a su afición.  El trazado Hermanos Rodríguez se presume fevorable para los intereses del monoplaza de Force India, por lo que parece un buen escenario para que ‘Checo’ sume buenos puntos de cara al campeonato. Actualmente es octavo en la clasificación con 57 puntos; cuatro menos que Nico Hülkenberg. La batalla será igualada hasta el final de año.

Esteban Ocon: el francés no pasa por un buen momento. Sin su futuro claro, busca conseguir buenas actuaciones que le abran alguna puerta en la máxima categoría del automovilismo. En el último gran premio, celebrado en Austin, fue descalificado por exceder el flujo de combustible en la primera vuelta, lo que le dejó sin el premio de los puntos. A falta de tres carreras es undécimo, un punto por debajo de Alonso y con cuatro de ventaja sobre Sainz.

Así llega Force India a México:

Tras el cambio en la estructura de Force India y la adquisición por parte de los nuevos dueños -lo que provocó la pérdida de todos los puntos- el equipo de Silverstone ha reseteado su ‘chip’ para comenzar un nuevo campeonato de cero. Desde entonces han vuelto a mostrarse en la zona de puntos de forma habitual, de hecho, ya son 47 los puntos de su casillero. Ahora, buscarán dar el salto definitivo para quitarse de encima a McLaren: once puntos por delante.

Expectativas del Gran Premio:

Declaraciones extraídas de la web Formula1.com (traducción propia)

Sergio Pérez:

“Correr en México es lo mejor de la temporada para mí. La emoción cada vez que volvemos allí es la misma. Cuando veo las gradas, me siento muy orgulloso y el apoyo de la gente es fantástico. La energía de la multitud realmente me motiva y el desfile de pilotos es siempre un momento muy emotivo.

Es un fin de semana muy ajetreado para todos: para mí, para mi equipo, para los patrocinadores, pero sigue siendo la mejor semana de toda la temporada. Tener a mi familia y amigos a mi alrededor hace que esta carrera sea aún más especial. Realmente quiero dar a todo el mundo un buen resultado para celebrar el domingo.

El circuito es un gran desafío. Debido a la altitud, la pista es resbaladiza con bajos niveles de agarre y es muy fácil cometer un error o perder tiempo. La recta larga suele ser la mejor oportunidad para adelantar, pero con estos coches nunca es fácil de pasar”.

Esteban Ocon:

“El fin de semana en México es muy divertido. Es una carrera muy concurrida para el equipo, por supuesto, y tenemos bastantes eventos con socios durante la semana, así que también podemos ver un poco de la ciudad. Es la carrera de casa de Checo, así que todo el equipo está ocupado desde el momento en que aterrizamos.

La atmósfera cuando llegas a la pista es especial. Los mexicanos aman el deporte y la pasión que demuestran por la Fórmula Uno es increíble. Lo mejor es conducir en la sección del estadio cuando las tribunas están llenas. Creo que todos los conductores disfrutan del zumbido y las emociones que se obtienen de una multitud tan masiva.

Es una buena pista para conducir, pero es difícil. Estás a una altitud muy alta y esto realmente afecta a la puesta a punto – es difícil encontrar un buen equilibrio. Los coches están equipados con una gran fuerza descendente, pero se siente como una fuerza descendente baja. Te falta agarre y el coche se siente muy resbaladizo, especialmente al principio del fin de semana, pero pronto te acostumbras”.