En silencio y sin hacer ruido, Daniel Ricciardo apareció en el último segundo de la clasificación del Gran Premio de México para llevarse la pole para tristeza de su compañero de equipo, Max Verstappen, que se tuvo que conformar con ser segundo. Lewis Hamilton partirá desde la tercera posición para buscar su pentacampeonato. Alonso fue duodécimo y Sainz octavo.

 

Q1

El monoplaza de Pierre Gasly se convertía en el primero en aparecer por el trazado mexicano en la que fue la primera de las tres últimas clasificaciones de la temporada. El de Toro Rosso hacía su aparición por el Autódromo Hermanos Rodríguez de forma testimonial, pues su posición en la parrilla de salida se verá comprometida por una sanción por cambio de componentes. Tras el francés, Charles Leclerc y los pilotos favoritos para la pelea por la pole. Todo ellos, a excepción de los Mercedes, con neumáticos hiperblandos y estos últimos con ultrablandos.

El primer duelo dejaba como vencedor a Max Verstappen. El holandés ponía a Red Bull en los más alto de la clasificación, seguido por Daniel Ricciardo con una diferencia de una décima. Por detrás, Vettel se quedaba en la tercera posición tras unas primeras vueltas en las que los nervios hacían que cometiera algún que otro error. En la zona de eliminación, los hombres de McLaren, Williams y Haas buscaban pasar el corte. Dirección de Carrera eliminaba la primera y única vuelta de Alonso en los primeros instantes de clasificación al superar éste los límites del trazado. Por su parte, Carlos Sainz era decimotercero -una posición comprometida ante la evidente mejora de la pista, y con ello los tiempos de sus rivales.

La mejora de la pista permitió a los Mercedes liderar la Q1, con una diferencia de 93 milésimas entre Bottas, primero, y Hamilton, segundo. En las últimas vueltas llegaban las mejoras de todos los pilotos. A Stroll y Sirotkin se unían Grosjean, Magnussen y Vandoorne como los primeros eliminados de la tarde. Carlos Sainz y Fernando Alonso conseguían pasar el corte, el primero de ellos, tras un espectacular contravolante en la zona del estadio en su última vuelta cronometrada.

Q2

Disparidad de opiniones en la segunda ronda de clasificación en la elección de neumáticos. Mientras los pilotos de Force India optaba por el compuesto superblando, otros como los de Renault apostaban por el ultrablando. La igualdad entre los tres primeros volvió a ser la nota dominante: tan sólo tres décimas separaban a los seis primeros clasificados de la Q2 -con Verstappen a la cabeza, seguido por cuatro milésimas por Hamilton y 75 por Vettel.

Fernando Alonso, Hartley, Gasly, Pérez y Ocon -estos dos últimos con gomas superblandas- eran los eliminados a falta de cinco minutos para el final. Unas posiciones que apenas se modificarían hasta el final. Alonso consiguió acabar duodécimo, por delante de Pérez y los dos Toro Rosso. La ausencia de equipos como Force India y Haas permitía a Sauber acceder con los dos coches a la Q3.

Q3

La clasificación del GP de México abría una gran oportunidad para Max Verstappen para sumar su primera pole de su trayectoria. El de Red Bull había sido muy rápido durante todas las anteriores sesiones y tenía una bala para ser el poleman ante la afición mexicana. Sin embargo, la última palabra de Daniel Ricciardo dictaría sentencia.

Un gran Max Verstappen apareció en la Q3 para jugar sus cartas mejor que nadie. Atacó en la primera vuelta rápida para mejorar el tiempo de sus rivales directos y rebajar en dos décimas el que ya era un grandísima tiempo de Sebastian Vettel. A pesar de todo, y como reza el refrán, “quien rie el último rie mejor”. Nadie mejor que Daniel Ricciardo lleva a la práctica esta afirmación. Ricciardo, el hombre de la eterna sonrisa, fue el último en hacerlo.

Tabla de tiempos