Max Verstappen vence en México, por delante de Vettel y Räikkönen. El gran triunfador de la cita fue Lewis Hamilton. El británico de Mercedes se convierte en pentacampeón del mundo e iguala a Juan Manuel Fangio en número de títulos. Fin de semana negro para los dos españoles: Fernando Alonso abandonó tras llevarse por delante un trozo del alerón delantero de Ocon, mientras que Carlos Sainz se quedó fuera de carrera por un fallo mecánico.

Lewis Hamilton ya es pentacampeón del mundo. Lo consiguió tras una compleja carrera en la que acabó cuarto, por detrás de Verstappen, Vettel y Räikkönen. Ganó el de Red Bull. El holandés se levantó tras el golpe de ayer y venció en el duelo interno del equipo de Milton Keynes. Daniel Ricciardo volvió a la cruda realidad de las últimas semanas al abandonar por un problema de motor. El de Vettel fue uno de los podios más tristes de su trayectoria en Fórmula Uno.

El de México es ese Gran Premio cuyo inicio se da mucho antes del encendido del semáforo. La emoción es una máxima que siempre acompaña y la afición mexicana convierte la cita en una auténtica fiesta del motor. La zona del estadio, Foro Sol, se transformaba en un escenario especial en el que hombres como Sergio Pérez -ídolo local-, Fernando Alonso eran los protagonistas. La afición desplazada hasta el circuito brindaba un bonito homenaje al piloto asturiano en la que era la primera de sus últimas tres carreras en la Fórmula Uno. Las caretas con el rostro del de McLaren abarrotaban las gradas, que no dejaban de alentarle.

Cuando el semáforo se apagó Daniel Ricciardo trató de defender el liderato, aunque sin exito para alegría de Verstappen, que se colocaba en primera posición. Lewis Hamilton prefería no meterse en problemas y dejaba al holandés pasar por delante para mantenerse él en segunda posición. La enorme recta hasta la primera frenada del trazado dejaba otras interesantes peleas, como la de Sainz con Räikkönen. La mala fortuna volvió a dejar fuera de combate a Fernando Alonso, que se llevaba por delante uno de los trozos del alerón delantero de Ocon que le impedía mantenerse en pista. Un nuevo abandono para el asturiano -y ya son ocho- en una final de temporada negro para tristeza de sus seguidores.

Así las cosas, Verstappen lideraba la prueba con una ligera ventaja respecto a Hamilton -el primero en verse afectado por el desgaste de los neumáticos. Ricciardo era tercero y Vettel cuarto. El mejor equipo del resto era Renault, en la séptima y octava plaza con Sainz por delante.

Primeras paradas

Lewis Hamilton, Valtteri Bottas y Carlos Sainz eran los primeros en hacer su paso por boxes. Los de Brackley apostaban por el neumático superblando para estirar al máximo su ‘stint’ y buscar el liderato de carrera. Acto seguido llegaba la respuesta de Red Bull, que hacía lo mismo para defenderse del posible ‘undercut’.

Las estrategias y el desgaste de los Pirelli ponían los ingredientes necesarios para una carrera emocionante. Mientras unos buscaban cuidar las gomas para estirar su parada, otros atacaban desde el minuto cero para tratar de llegar lo más arriba posible. El segundo abandono de carrera, el Sainz, dejaba la carrera sin participación española, justo antes del adelantamiento de Vettel a Ricciardo. El alemán asaltaba el podio aunque sus opciones seguían en fuera de juego. El de Ferrari, sin embargo, quería acabar por delante del su rival por el título y cuando se encontró con él en pista no se lo pensó dos veces antes de pasarle. El tercer abandono del Gran Premio de México fue el de Sergio Pérez. El piloto local decía adiós a la carrera poco después del ecuador de carrera al sufrir el que parecía un probema con el sistema de frenado de su Force India.

Batalla por el podio

Las incógnitas entre los aspirantes al podio se hacían más que evidentes con el paso de las vueltas. Con Verstappen dominando la carrera, Vettel se mostraba como el más veloz sobre la pista y Ricciardo y Hamilton se medían mano a mano por la tercera posición. El desfallecimiento de los neumáticos de los Mercedes hacían que tanto el británico como el finlandés fueran perdiendo ritmo hasta caer a la quinta y sexta posición respectivamente. Una posición, sin embargo, que le valía para ser campeón del mundo por quinta vez.

La progresión de Sebastian Vettel era imparable. Tras unas vueltas marcando la vuelta rápida llegaba hasta el alerón trasero de Ricciardo en otra batalla, esta vez por la segunda posición. Sin embargo, el motor de su RB14 le impedía conseguir el que podía ser su último podio con la escudería de la bebida energética.

Finalmente los dos pilotos de Ferrari acompañaron al de Red Bull en el podio. Los de Maranello suman buenos puntos de cara al Campeonato de Escuderías, cuyo desenlace aún está en el aire. Así fue cómo Lewis Hamilton firmó su nombre en las páginas de la Fórmula Uno, junto a la de Juan Manuel Fangio. El ‘HammerTime’ vuelve a ser el más fuerte.

Tabla de resultados