Los elevados costes de la temporada han llevado a Citroën Racing a decantarse por contar con sólo dos unidades la próxima temporada en el Mundial.

A fata de sólo una prueba para que finalice la temporada en el Campeonato del Mundo de Rallyes, una de las más disputadas con la batalla a tres entre Ogier, Neuville y Tanak, el 2019 continúa siendo incierto en lo que a la parrilla se refiere. Con M-Sport Ford aún en duda, Toyota, Hyundai y Citroën si que han confirmado que tomarán parte en el certamen la próxima temporada, aunque sólo los japoneses tienen firmada su alineación al 100% con tres duplas y una cuarta con un programa parcial. Y es que mientras que Toyota aumenta su apuesta, Citroën ha decidido dar un paso atrás y todo apunta a que serán los únicos que sólo contarán con dos unidades.

Desde su regreso a tiempo completo en 2017, Citroën Racing ha sido la gran decepción por la falta de resultados del C3 WRC logrando tan sólo tres victorias, las conseguidas por Meeke en México y España el año pasado y la de Sebastien Loeb este fin de semana. Números que dejan al modelo francés en gran desventaja frente a sus rivales, que incluso llegan a triplicar su presencia en el primer cajón del podio como en el caso del Fiesta fabricado por M-Sport.

Malos resultados que han sido achacados al bajo rendimiento de sus pilotos, críticas que han sido centradas en Kris Meeke y que incluso provocaron la salida del piloto a mitad de la actual temporada. Pero lo cierto es que desde la marca se han mostrado muy cautos con su programa en el Mundial de Rallyes, y la mejor prueba reside en la falta de continuidad en sus pilotos, con un 2017 con constantes cambios y sin una dupla que completara toda la temporada. Un situación que se repitió este año con Kris Meeke, Mads Ostberg, Craig Breen, Sebastien Loeb y Khalid Al Qassimi repartiéndose las pruebas a los mandos del C3 WRC.

Por ello para 2019 han decidido ir a lo seguro y apostaron toda su estrategia en el regreso de Sebastien Ogier al equipo. El piloto francés se encargará de liderar el proyecto de la marca contando con Esapekka Lappi como escudero, formando un tandem entre uno de los pilotos más laureados del certamen y una apuesta joven que llega con la experiencia del equipo Toyota. Pero ahí se van a quedar tal y como ha confirmado Carlos Tavares a los micrófonos de Movistar + en el RallyRACC. El Presidente de la Junta Directiva del Grupo PSA tiene claro que Citroën Racing contará con sólo dos unidades, aunque no descarta tener que añadir una tercera unidad de forma puntual:

“No está en nuestros planes, y si ocurre será una oportunidad que tenga sentido desde el punto de vista económico pero no lo planificamos como trabajo para el equipo. No queremos que los presupuestos se vayan de lo previsto, ya que si eso ocurre, entonces las actividades del motorsport se ponen en peligro y aunque somos adictos a las competiciones, queremos proteger el motorsport y la mejor forma de hacerlo es asegurar que el presupuesto está bajo control. Creemos que si necesitamos tres coches entonces correremos el riesgo de que se disparen los gastos en esta categoría”.

Con la posibilidad de contar con una tercera unidad con un programa parcial, los primeros nombres no han tardado en aparecer y Sebastien Loeb se posiciona como el favorito, al menos de la afición, para repetir el programa realizado este año. El francés se ha quedado sin proyecto par la próxima temporada con la salida de Peugeot Sport del Mundial de Rallycross, lo que lo convierte en el candidato perfecto para tomar parte en algunas pruebas para mantenerse en activo y con opciones de victorias, aunque Tavares prefiere esperar a conocer las intenciones de nueve veces campeón:

“Habrá que preguntarle a él. Sebastien Loeb es piloto de PSA, algo que nos encanta, pero la cuestión es primero preguntarle a él. No creo que tenga ninguna intención de hacer un campeonato entero, algo que ya indicado, pero nunca se sabe. Le preguntaremos y ya veremos”.

Otros posibles candidatos para competir con Citroën en 2019 serían Craig Breen tras ganarse la confianza del equipo esta temporada, tomando las riendas del equipo tras el despedido de Meek, y Khalid Al Qassimi, quien podría mantener el respaldo de Abu Dhabi para el equipo galo. Además aún falta conocer los planes de la casa de los chevrones en la segunda categoría, donde se espera que tome parte en el nuevo WRC Pro con el Citroën C3 R5.