Sebastien Ogier ha anunciado que su contrato con Citroën Racing será el último dentro del Mundial, por lo que no continuará en el certamen más allá de 2020.

El Campeonato del Mundo de Rallyes encara en 2019 una de las temporadas más esperadas gracias a la llegada de Sebastien Ogier a Citroën Racing, con el objetivo de revivir la gloriosa etapa de la marca. Un contrato de dos años que, según ha asegurado el propio piloto francés, será el último dentro del campeonato, por lo que la temporada 2020 supondrá su último año. Para el futuro no descarta recalar en los circuitos, como ya hizo este año con su debut en el DTM junto a Mercedes.

2008 supuso el estreno de Sebastien Ogier dentro del Mundial de Rallyes dentro de la categoría JWRC, en la que consiguió alzarse con el título a los mandos de un C2 S1600 del equipo de la FFSA. Una exitosa temporada que le permitió dar el salto al equipo Citroën Junior durante dos temporadas hasta convertirse en piloto titular junto a Sebastien Loeb. Aunque pronto hizo las maletas y en 2012 se unió a Skoda Motorsport como preparación ante la inminente llegada de Volkswagen, con quien dominó el certamen durante cuatro años.

Con la salida de los alemanes, provocado por el Diesel-Gate, Ogier hizo de nuevos las maletas gracias a los esfuerzos de Malcolm Wilson por llevarlo a M-Sport, llevando los éxitos consigo para conquistar un título de constructores y dos de pilotos entre 2017 y 2018. Hasta que Citroën Racing fijó su empeño en tener de nuevo a la estrella francesa y la próxima temporada regresará a sus filas para ponerse a los mandos del Citroën C3 WRC y haciendo pareja con Esapekka Lappi. Un contrato de dos años que será su último trabajo dentro del Campeonato del Mundo de Rallyes, tal y como ha afirmado al medio Le Figaro:

“Participar durante un año con Citroën era muy poco, por lo que hacerlo durante dos años es el mínimo para intentar hacer las cosas bien. Lo que sí tengo claro es que éste será mi último contrato porque ahora tengo que pasar casi 200 días fuera de casa cada año y quiero disfrutar de mi esposa y mi hijo”.

Trece temporadas ligados al Campeonato del Mundo de Rallyes en el que podría igualar los nueve título de su compatriota Sebastien Loeb, el piloto más laureado de la historia del certamen. Y aunque aún no tiene fijados sus planes de futuro, Ogier ya ha empezado a marcar el camino a seguir: los circuitos. Tras su toma de contacto con el DTM en 2018, el galo tiene varios certamen en su punto de mira:

“Todavía no he establecido un plan posterior al WRC, pero me gustaría correr en circuitos. Quiero correr las 24 horas de Le Mans puesto que tuve contactos para correr en La Sarthe con Ford en GT. También hice un test y una carrera en el DTM. No he tenido mucho contacto con la Fórmula E, pero si tengo que confiar en los comentarios de los pilotos que la han probado, no parece ser muy emocionante la conducción. Pero este campeonato es joven, tendrá tiempo para evolucionar”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar